Espacio Artístico, Político y Cultural en Valencia.
“Blanc i Negre” es un espacio periodístico donde se publican...
Panorama Cultureta en un programa de Radiodifusión sobre el...
Base de datos artistas. Comunidad Comkal
Esta sección es una base de Datos donde puedes encontrar...

Derechos en la red

Imagen de Amparo Climent
Mié, 30/04/2014 - 01:22 -- Amparo Climent

Por Amparo Climent

Tenemos la visión de que Internet debiera ser como la puerta abierta a cualquier conocimiento o información de lo que ocurre en el mundo, un Internet libre y accesible para todos. Sin embargo, esta perspectiva está cambiando día a día.
Existen evidencias sutiles y otras más claras y obvias que constatan la existencia de mecanismos censores para limitar la libertad a un acceso sin trabas e independiente a la búsqueda por la red. Desde bloqueos de ciertos contenidos hasta páginas completas, pasando por la ralentización de las conexiones, o las exigencias que obligan a los usuarios a registrarse aportando sus datos personales, y con ello manifestando un abuso que obstaculiza y/o engaña al interesado.

Censuras disimuladas bajo la protección al consumidor se establecen como medio para acelerar el desvanecimiento de un Internet que sea global y sin impedimentos, tal como está ocurriendo actualmente en algunos países, intentos para regular la entrada y salida de noticias y que abre la discusión sobre qué contenidos se deben limitar por considerarse perjudiciales.

Por supuesto, una vez más, entra en juego la economía y las grandes cantidades de dinero que mueven ambas posturas, la censora y la que crea la trampa para evitarla, y provocando que ante la falta de una coordinación o leyes que regulen un desarrollo correcto de la red, sea de nuevo el usuario el afectado.

Somos conscientes de que el acceso a Internet no debería ser obstaculizado a nadie ya que es un medio para la libre expresión e información, y en algunos países precisamente la falta de este conducto se ha convertido en un problema para los gobiernos. Como es el último caso de Arabia Saudita, donde se pretende mediante un registro especial, tener un control sobre la información “de acuerdo a los límites y valores morales” que determine la Comisión de Medios Audiovisuales. La censura más que evidente busca desplazar el contenido de las noticias que llegan a los ciudadanos en un plan de vigilancia que atenta contra el derecho de cualquier persona a la información y comunicación. En este país no existen alternativas que ayuden a desarrollar la red en la dirección para la que fue concebida desde el principio, y la crítica y libre expresión son perseguidas, en una clara vulneración de lo que es y representa un espacio de encuentro de gran repercusión social.