Espacio Artístico, Político y Cultural en Valencia.
“Blanc i Negre” es un espacio periodístico donde se publican...
Panorama Cultureta en un programa de Radiodifusión sobre el...
Base de datos artistas. Comunidad Comkal
Esta sección es una base de Datos donde puedes encontrar...

Informe sobre el desempleo: El estudio Marienthal. Primera parte:

Imagen de Oscar Cusano
Mar, 01/04/2014 - 10:52 -- Oscar Cusano
Hans Zeisel

"El bien y el mal no existen si no hay libertad para desobedecer"
Erich Fromm

Para comprender la dinámica del día a día de los parados, y las consecuencias
sociales en la comunidad, voy a intentar desglosar un conjunto de definiciones
fruto de un estudio de Marie Jahoda (19072001) en su libro "Empleo y
Desempleo, un análisis socio-psicológico"
Lo haré de la manera más sencilla posible porque me veo en la obligación de
difundir el mecanismo en que se basa el poder para que el pueblo no se organize
en la búsqueda de sus derechos elementales, no está destinado a círculo político
alguno y en donde se pueden debatir muchas estrategias, es más bien un llamado
de atención con modestas intenciones pedagógicas hacia la gente común.
Las personas simples y honestas como nosotros se merecen todo nuestro
empeño, porque la primer condición para salir adelante es darnos la mano, sin
prejuicios, y nadie debe resignarse a que nuestros hijos puedan carecer de
comida, educación o salud, nadie que aún no haya perdido su voz.
Lo haremos en absoluta paz, pero con la determinación necesaria que nuestra
libertad nos lo exige.
La autora basa su obra en mediciones estadísticas sobre un pueblo de Austria,
"Marienthal" cuya casi toda población quedó sin empleo, y digo el 75%, el trabajo
fue realizado en la década del 30´, única vez en la historia moderna que podemos
tomar como primer referente a la presente situación de España en particular, y del
sur de Europa en general, y experimentado en carne propia en la Argentina de
2001.
Es probable que esta lectura llegue a manos de personas como tú, con un trabajo
más o menos estable, por lo que te pido que copies, pegues o imprimas la nota, y
se la alcances a la persona que conozcas en esta condición, porque sólo quien lo
padece en el silencio de su casa puede saber cómo se siente allí, en el centro del
pecho. Desde ya, muchas gracias.
La solidaridad entre ciudadanos es muy importante pues el artículo desarrollará
pruebas que implican a todos los integrantes de la sociedad, estén empleados o
no, con buena o mediana posición económica, haciendo caer el mito cuando se
refiere a que mientras permanezcas dentro del sistema, no se sufrirá, y cuya
verificación se expondrán a continuación, apelando a la imaginación e inteligencia
del conjunto del pueblo Valenciano en el cual confío plenamente.

El proceso del dolor:
Primero recibiremos muestras de solidaridad, pasado cierto tiempo, seremos
criticados por allegados que no lo imaginábamos, no lo duden, así que
aprovecharemos para reflexionar en que debemos aprender a conocer a los
demás.
Después del shock deberemos movernos físicamente, aunque siempre preferimos
no abandonar el espacio de seguridad.
En el mejor de los casos, dejaremos de criticar o lamentarnos y pasaremos a la
acción directa, a la búsqueda y suma de otros iguales.
El desempleo no es una enfermedad, no estábamos enfermos ni habíamos fallado
en lo personal ni habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades, todo era
un plan económico con nuevas reglas de juego donde tú y yo habíamos quedado
fuera sin saberlo.
Lo mejor será no esconderse y salir a relacionarse socialmente con gente que nos
escuche, comprenda e identifique el problema con sentido lógico, no con dichos o
comentarios banales sino con diagnósticos socio-económicos certeros,
evidentemente, cuando se conocen.
"No soy un Zombie, soy un desclasado por la fuerza, no quiero vivir en un Limbo
social, deseo fuertemente trabajar, y no soy un exquisito a la hora de elegir, no
obstante tampoco soy un ingenuo".
Nuestro propósito es contribuir a la comprensión de los cambios Políticos-Económicos-Sociales que nos han llevado a este debacle y emprender actuaciones para corregirlos.

Los Parados del siglo XXI:
Cuando se modifican las reglas cambian los valores y las condiciones de las
personas, esto es un hecho.
Es difícil establecer si los métodos de ayer nos servirían hoy, creo que no, pero hay
que marcar a fuego un concepto claro: el trabajo no sólo es un derecho según las
leyes, es la propia esencia de "estar vivo", en la medida que todo un país vaya
aceptando una economía sumergida, es decir, el arréglate como puedas porque no es mi problema, esto es clave para los que sí tienen empleo, si se acepta esta condición de actividades económicas no regularizadas, o que están al margen del control fiscal, si se tolera o admite este punto, pues entonces, es la misma sociedad la que revela el índice de su moralidad pública, o mejor dicho, de la falta de su moralidad o de su doble moralidad.
Si un simple comerciante tuviese ese pensamiento, deberá saber que tarde o
temprano, la economía sumergida lo implicará en una notable caída de sus ventas,
porque 660.000 desempleados implican con sus familias a 1.500.000 a 1.800.000
millones de personas con escasos o ningún sustento. No existe la forma de parar
semejante situación explosiva, porque los subsidios son cada vez menores.
Esto contradice el diagnóstico facilista que dice que la gente ha perdido sus ganas
de trabajar, sin embargo debemos pensar que la deficiencia de alimentos, los
niveles de pobreza, la falta de simples ayudas como por ejemplo instrumentar un
billete de bus social, van a ir calando lentamente primero, acelerándose luego, en
las fuerzas de las familias expulsadas.
Un estudio de la Universidad de Cambridge elaborado en los años 70, demostró
que ciertas enfermedades se habían desarrollado en más de un 50% a causa de la
carencia de trabajo en familias desestructuradas, disparando un aumento de los
impuestos por los costes en la seguridad social: banco de alimentos, consumo de
alcohol y adicciones, trastornos de la personalidad, violencia de género, infancia
desvalida, incremento en los costes de seguridad, subida de impuestos y
problemas de recaudación del gobierno por descenso del consumo, índices altos
de población indigente, dinero que sale de los trabajadores para emparchar las
consecuencias de la ausencia de medidas en el pasado.
El futuro así, es una trampa para quien no quiera ver el presente, porque si una
persona sin recursos se suicida, además del lógico dolor que nos causa, además,
habrá que cubrir todos sus gastos funerarios, por pocos que sean y así en millones
de ejemplos.
Un ejemplo formidable consiste en la empresa McDonald´s en USA, que cumple
sus contratos laborales, sí claro, pagando nóminas mínimas, por lo que su extenso
personal termina pidiendo un complemento de ayudas sociales en torno a los
8.000 millones de dólares anuales que pagan los mismos clientes que consumen
su hamburguesa a 1 dólar, creyendo que hacen negocio, y que la empresa se lo
embolsa como ganancia.

El capitalismo es un formidable carnaval de disfraces a medida.

Etapas psicológicas del desocupado:
1º Shock, miedo, inmovilidad.
2º Ligera recuperación, se comienza a buscar trabajo con ahorros a medida que
se constata el empeoramiento de la economía familiar.
3º Insensibilidad gradual, debilitamiento de la energía, se inician las disputas
familiares o las preguntas de los niños.
4º Pérdida de esperanza, encierro, alejamiento de amistades, comienzan las
críticas ante una supuesta ociosidad no real.
5º Y última, aceptación serena de la marginalidad y apatía total.
Los primeros síntomas graves son la pérdida estructural del concepto tiempo,
hemos sido educados con horarios que ya no existen, y nos hemos enojado por
trabajos que nos requerían de muchas horas, por lo tanto, al desaparecer esta
organización interna sobrevienen los problemas: se alargan los días, se duerme
más, durante el sueño no se gasta, los horarios de alimentación ya no son tan
rígidos, el fin de semana pierde su significación, se incrementa la pérdida de ese
tiempo con televisión o videojuegos para contrarrestar la angustia, etc.
Las mujeres parecen menos afectadas porque deben seguir sustentando la vida
de sus hijos con el trabajo doméstico y los horarios de la escolaridad son
respetados, pero sólo es una apariencia.
Aquellos que no se dejan caer y logran subsistir en la economía informal, emplean
hasta 15 horas diarias para buscar el sustento, es un círculo tremendo de
sobrellevar.
En las sociedades industrializadas, las secuelas se evidencian en la pérdida del
Status, y trae como consecuencia la desorientación en la identidad familiar y del
individuo, y es en el mismo Status donde se hallan los valores o el prestigio social
ganado por el fruto del trabajo, por lo tanto, la relación con la individualidad se
refiere a la imagen de sí mismo unida a la de sus semejantes.
El Status en una continua estimación y juicio de esas imágenes entre sí.
A la pregunta de un parado sobre el oficio u ocupación, éste responderá
"desempleado", en vez de su habitual profesión, esa respuesta manifiesta el
consentimiento de su desintegración como normalidad.
A mayor Status, mayor incapacidad para soportar las dificultades. Bajarse del
caballo cuesta mucho y es comprensible.
Las personas más humildes tienen de por sí una mayor adaptabilidad al simple
sufrir cotidiano, aunque no por esa condición sea menos injusto.
Un amigo, un día y luego de manifestarle varios inconvenientes económicos me
contestó: "Para tener esos problemas hay que tener dinero..."

El estudio Marienthal:
Cuando se empezó a estudiar científicamente el problema del desempleo sobre
1930, cuenta M. Jahoda, se pensaba que la destrucción sistemática del trabajo
traería consecuencias de tipo revolucionarias, pero se descubrió que no es así,
estudios posteriores indicaron un comportamiento social de fuerte descontento
político con abandono de partidos de hasta en un 60%, los nuevos escenarios
podrían alcanzar disturbios o revueltas, pero nunca desencadenaría en revoluciones
sin otras condiciones aún más extremas.
Las conclusiones mostraron que en vez de convertirse en revolucionarios, los
parados de larga duración fueron lentamente hundiéndose en la miseria y la
resignación, pensándose a sí mismos como destinatarios de un castigo divino o
una catástrofe natural.
El ejemplo más específico fue la ciudad de "Marienthal" en Austria, una localidad
floreciente que sufrió los embates de la quiebra de la bolsa de Nueva York en
1929, dejándolos quebrados de la noche a la mañana.
Hacia noviembre de 1931 y hasta mayo de 1932, se investigaron los efectos
sociales y psicológicos del desempleo bajo la dirección de Paul F. Lazarsfeld,
Marie Jahoda y Hans Zeisel , donde, a causa del cierre de la fábrica textil
Marienthal, a 18 minutos en tren de la capital Austríaca y financiado entre otros por
la Fundación Rockefeller, el setenta y cinco por ciento de los trabajadores
quedaron en paro, y si bien lograron sobrevivir gracias a un plan de "Servicio de
Voluntariado de Trabajo", 1932-1938, fue reemplazado por un servicio Alemán
obligatorio de seis meses, que se utilizó sobre todo a partir de 1939 para los
servicios de apoyo militar, y en 1944 a la defensa aérea.
Bastó con que Hitler irrumpiera en la región con un plan de comedores diarios y
plena ocupación, producto de la creación de la infraestructura necesaria en su
maquinaria de guerra, para que toda la ciudad se volcara en ello.
Cuando se volvió al lugar, una vez terminada la gran guerra, la gente contestó
encuestas sobre su comportamiento indicando que apoyarían a cualquier persona
que les diera empleo, no les interesaba en absoluto su compromiso ideológico
pues carecía de relevancia en sus vidas.

No pensar le cuesta a los humanos demasiado dolor y recursos que pudieran ser
"empleados" en la paz y el bienestar general.
No pensar en los demás, al fin y al cabo, nos deja solos en mitad de la nada.
La inseguridad, la vergüenza, y el aislamiento, son el verdadero enemigo a
derrotar.

Juntos es mejor porque la experiencia social lo ha demostrado.

Nota: El libro desapareció apenas fue publicado, durante la quema de libros, los
nazis no lo incluyeron, es más, lo preservaron muy bien, así se mantuvo oculto
hasta que en 1960 fue tímidamente publicado. Finalmente, en 1970 tuvo una gran
repercusión entre los científicos.

En la segunda parte analizaremos las causas y los efectos de nuestra época,
mientras se retira lo viejo y llega lo nuevo, como también las tareas o actividades
que podemos hacer para contrarrestar la soledad o el bloqueo emocional y social
al que nos intentan someter.

Oscar Cusano, miembro de la Asamblea de Parados y Precarios CGT Valencia.
https://www.facebook.com/CGTdesempleadosYprecariasValencia?fref=ts