Espacio Artístico, Político y Cultural en Valencia.
“Blanc i Negre” es un espacio periodístico donde se publican...
Panorama Cultureta en un programa de Radiodifusión sobre el...
Base de datos artistas. Comunidad Comkal
Esta sección es una base de Datos donde puedes encontrar...

Los lunes al sol... del Ayuntamiento de Valencia

Imagen de Raquel Andrés Durà
Mié, 26/11/2014 - 01:23 -- Raquel Andrés Durà
Sillas del Hambre en la plaza del Ayuntamiento de Valencia

Desde septiembre. Llevan casi dos meses reuniéndose en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. Frente a 'Ca Rita', como se oye por ahí. Es un movimiento social incipiente. Están comenzando, pero no acabando. Cada vez con menos miedo, con más formación; con menos que perder, con más dignidad y más unidos. Son las Sillas del Hambre, que ya vimos en Valencia Comkal. Las de este pasado lunes 24 fueron especiales porque arrancaban la 'Semana de Lucha' de las Marchas de la Dignidad.

Muchas son las caras de las Marchas de la Dignidad. Aunque marcan distancias. Antoni Naharros, conocido por todos como 'Tonín', destaca que es un "movimiento social" que está naciendo con la esperanza de que se convierta en algo así como un nuevo "15M". Reivindica nuevos espacios de participación y de actuación ciudadana, más allá de las siglas: "Estás viendo nacer un movimiento", me dice sonriendo.

Las Marchas de la Dignidad fueron apoyadas por determinados partidos y formaciones políticas, así como sindicatos; no es ningún secreto que la CGT, o Izquierda Unida, o círculos de Podemos ayudaron con espacios para dormir, con víveres o con palabras de apoyo en las poblaciones por las que pasaban. No es así en el caso de las Sillas del Hambre. "En el momento que aparezcan siglas, me voy", afirma Tonín tajante.

Las Sillas del Hambre se hacen los lunes, que es un día cargado de simbolismo para el eterno desempleado castigado por el sistema al que los domingos se le alargan tanto que se funden con todos los días de la semana. El elemento mobiliario de las sillas viene de su carácter cotidiano, hogareño, habitual. Y todo nació con la protesta de un compañero de León y de Bienve en Elche (Alicante).

Piden comida, techo, y sobre todo, trabajo. La dignidad ya la tienen, dicen. No quieren caridad, quieren trabajo. Porque la crisis ha dejado a muchos en situación de desempleo desde hace cuatro, cinco, seis años. Ahí se reúnen desempleados, pero también trabajadores y jubilados que simpatizan con la lucha. Porque no solo debemos movilizarnos cuando nos afectan personalmente los problemas; esa es la trampa del individualismo. Un jubilado defiende que no es "tonto" y, aunque económicamente no le va mal, sabe que hay muchas personas que lo tienen muy crudo, y que él no se puede quedar encerrado en su despacho "como hacen los políticos".

Toni Carrión, activista desde el principio en las Sillas del Hambre y uno de los que fueron a Madrid el 22M, es escéptico con los partidos políticos de izquierda y con los sindicatos. Cree que no hacen lo suficiente por ayudar a los desempleados porque ahí radica su negocio. "Si la policía acabara con la delincuencia, ¿qué pintarían? Con los partidos de izquierdas pasa lo mismo: si solucionan el paro, se les acaba el trabajo", observa.

Sobre el papel de Podemos, que ya aparece en las encuestas como el partido más votado si hoy se convocaran elecciones generales, Toni también se muestra cauto: "Mi madre siempre me enseñó que nadie tira piedras contra su propio tejado. El hecho de que grandes corporaciones de comunicación le den publicidad a una persona que se supone que va a cambiar el sistema, me hace recelar. No creo que estos grupos dejaran que nadie atente contra ellos".

Aun así, son positivos. Las Sillas del Hambre están dando sus primeros pasos y creen que el esfuerzo valdrá la pena. "Conoces a gente y creas grupos de afinidad", apunta Toni. Su compañero 'Tonín' lo apoya, y cree que la gente cada vez está más informada sobre sus acciones. Cualquier ayuda es necesaria y agradecida. Hasta informar sobre ello.

El lunes 24 de noviembre, las Sillas del Hambre contaron con una "no-invitada" especial: la alcaldesa Rita Barberá, que bajó de sus aposentos para oficiar un evento breve, fugaz y mediático por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Machista contra la Mujer. Los gritos de las Sillas del Hambre se intensificaron y la alcaldesa, en lugar de oírlos y preocuparse por los problemas de los ciudadanos -recordemos que un alcalde no es una persona superior, sino un funcionario que pagamos todos y que está en nuestras manos seguir "contratándole"-, se limitó a decir que la "izquierda falta al respeto incluso con la violencia de género".

Calendario de la 'Semana de lucha'
Las Sillas del Hambre, aunque se repiten cada lunes en la plaza del Ayuntamiento de Valencia -acción que se está extendiendo a otras ciudades españolas-, esta semana se enmarcan en el inicio de la 'Semana de Lucha' de Las Marchas de la Dignidad que continuarán el martes 25 con una concentración en el CIE de Zapadores y con una marcha contra la violencia de género; el miércoles 26 con una acción a favor de los servicios públicos de Educación y Sanidad; el jueves 27 con una acción contra el fraude fiscal y por la renta básica y el sábado 29 con una manifestación nacional.