Espacio Artístico, Político y Cultural en Valencia.
“Blanc i Negre” es un espacio periodístico donde se publican...
Panorama Cultureta en un programa de Radiodifusión sobre el...
Base de datos artistas. Comunidad Comkal
Esta sección es una base de Datos donde puedes encontrar...

Rita vs. El Cabanyal

Imagen de Amparo Climent
Dom, 27/07/2014 - 02:45 -- Amparo Climent

España es el segundo país con más bienes declarados por la Unesco como patrimonio de la Humanidad. Sin embargo para algunos de nuestros políticos, en sus ególatras mentes no hay cabida para la palabra decencia, y así pues nuestro país se ha convertido en el primero en destruirlo.

Este es el propósito que Rita Barberá ha retomado con ímpetu, casi en una especie de reto personal, dispuesta a llevarse por delante un barrio entero, El Cabanyal. Un barrio valenciano único, declarado Bien de Interés Cultural por el trazado de sus calles y los hermosos edificios modernistas del siglo XIX. Propósito que hace unos años tuvo que “comerse” ante las protestas multitudinarias de los ciudadanos, pero que ahora, en una especie de paranoia de narcisismo y vanidad, ha decidido reiniciar pasándose por el arco de triunfo cualquier declaración como acto de expolio de nuestra riqueza histórica.

Hace unos días anunció su renovado plan y firme intención de destruir el 35% de las casas de este barrio protegido, un empeño que ya se prolonga quince años y que hasta ahora los vecinos, apoyados por asociaciones nacionales e internacionales, habían conseguido parar. Pero claro, esto a Rita le importa bien poco, su egocentrismo le impide ver cualquier otra alternativa, como sería la fortuna hereditaria que para toda la ciudad representaría la recuperación del barrio. Ella sabe que se encuentra en el peor momento de su trayectoria política, y tal vez por eso, o aún a pesar de eso, es capaz de anteponer su presuntuoso interés ante las miles de voces que defienden los valores históricos y sociales de una barriada que es todo un símbolo.

Las alegaciones se han presentado, y en septiembre serán valoradas. De nuevo los valencianos enfrentados al obcecado orgullo político de unos gobernantes a los que sólo les interesa un patrimonio, el suyo propio por supuesto.

A. Climent